Un poco tarde


“Te amo demasiado como para darme cuenta que perdí. Tal vez debí pedirte matrimonio hace mucho, pero por alguna razón no lo hice. Y hoy sería un error casarnos porque siempre mirarías sobre tu hombre y, por lo tanto, no serías feliz. Además, llevar esa carga a cuestas sería demasiado para mi espalda”…  A veces las oportunidades pasan porque no sabemos diferenciar entre el amor romántico y el amor real. Buscamos en vano a la persona de nuestros sueños y no existe, ya que la única persona que vale la pena es aquella que existe en tu realidad, aquella que está presente cuando no la ves, a tu lado cuando no la sientes, y equivocándose constantemente porque tiene miles de defectos y errores, y porque al fin y al cabo es tan humanamente imperfecta como tú, como yo, como todos.

Imagen

First Love


¡Hola mis queridos lectores! Les tengo noticias, muchas. Ya les contaré, pero ahora estoy de pasada y solo quiero dedicarle esta canción a alguien muy especial. Nos vemos. Bendiciones a mil.

Los números del 2012


Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2012 de este blog.

Aquí hay un extracto:

4,329 films were submitted to the 2012 Cannes Film Festival. This blog had 18.000 views in 2012. If each view were a film, this blog would power 4 Film Festivals

Haz click para ver el reporte completo.

Un año más


Imagen

Hoy me levanté con el pequeño movimiento sísmico que hubo en la madrugada y ya no pude dormir más. No lograba cerrar los ojos sin pensar que sería el último día del año. Siempre me da nostalgia en esta fecha por el año que dejamos. Como la mayoría de mis amigos cercanos y familiares me conocen, saben que soy una sentimental empedernida, que siempre añora un pasado que se va como el viento, como el dinero, como  las promesas; y me entristece un poco. ¿Tonta? Orgullosamente sí.

Recordaba cada paso que di con mucho miedo, debo reconocerlo, pero siempre con la seguridad de hacia dónde me dirigía. Mes a mes viví una odisea cuando no sabía que pasaría al día siguiente, a quién encontraría en mi camino, cuántas veces me dirían que no, cuántas otras me dirían tal vez y cuándo vendría el sí. Y esa sensación de no saber qué pasará era una mezcla de emoción y pavor extrañamente excitante.

Es en esta noche particular, como en los años anteriores, que siento que al dejar otro año atrás, una partecita de mí se va con él. Por supuesto, siempre la mejor. Y creo firmemente que de esta manera vamos dejando nuestra huella en el tiempo, una señal que con nada se borra y nos recuerda: Quiénes somos y qué aprendimos.

No quiero decir con esto que no espere con ansias un nuevo año porque sería mentirles, ya que me siento como una niña en Navidad.  Solo quiero compartirles todo lo que me produce este día. Una mixtura de sentimientos ya conocidos y nunca experimentados embarga mi ser.

Yo creo que la mejor cábala para recibir este año, que viene contra cualquier pronóstico, es agradecer a Dios cada minuto compartido con nuestros seres más queridos. Amemos como nunca, soñemos despiertos, cantemos, bailemos y, sobre todo,  valoremos cada instante de nuestras vidas. Seamos destino y nuestro propio puente para llegar a donde queramos. Todo es posible. No hagamos planes, solo vivamos y esperemos a ser sorprendidos siempre.

¡Bienvenido 2013!

Imagen

Ahora pues… los 29.


“Espera con paciencia a que maduren los frutos para poder apreciar debidamente su dulzura. No seas esclavo del pasado y los recuerdos tristes”.

Imagen

Me parece que fue ayer cuando tenía 14 años y quería acabar el colegio. Luego salí del cole, entré a la academia y repetía a mil por hora: “Quiero que pasen los años rápido para tener mi independencia. Quiero hacer vida social, fumar, tomar y juerguear con mis amigos, estudiar como yo quiera sin que me estén controlando… quiero la universidad”. Cuando ya estaba en la universidad deseaba acabarla de una vez para tener más independencia: “Quiero ganar mi propio dinero y gastármelo como desee”. Después, casi al egresar de la Católica llegó mi primer trabajo que me cayó a pelo porque hice lo que quise con mi dinero. Me endeudé, me recuperé y me volví a endeudar… Y ahora después de  15 años, ruego a Dios porque los días se me hagan eternos.

Hoy cumplo nada más y nada menos que 29 añitos de vida. Es el último año de la mejor década creo yo de nuestras vidas, último año de la base 2 y solo deseo que mi reloj se detenga…. Sí pues, no puedo negar que tengo algo de miedo y nostalgia de dejar esta etapa que sigue siendo maravillosa. Miedo de pasar a una década mucho más difícil y que no tengo ni la menor idea de cómo será. Es una mezcla de curiosidad, temor y nostalgia que embarga mi ser… Y cómo no he de sentirme así, si creo que ya no tengo tiempo para disfrutar la vida como antes, cuando sentía que hacía mil cosas y aún me sobraba tiempo. Los días cada vez se me hacen más cortos. Ya no puedo sentarme a tener una plática amena con una amistad de antaño, o leer un buen libro, o ver una impactante película, o ver una maravillosa obra teatral, o trabajar sin cesar en lo que me apasiona, que cuando pregunto la hora, me doy con la sorpresa de que ya terminó el día. Y siempre me quedo con la sensación de que ese momento vivido no fue suficiente.

Hoy es mi primer día de este nuevo año y lo único que deseo es tiempo. Tengo un millón de cosas por hacer… ¡Qué bueno! Pero deseo disfrutarlo al máximo, sin la premura del tiempo ni la angustia de saber que este año de nuevo se pasará volando. No me importaría tener que trabajar hasta tarde si sé que después de un fructífero quehacer, llegaré a mi casa y encontraré a mis seres queridos. Lo único que pido es que las horas se me hagan largas y que el tiempo se detenga cuando estoy con mi familia y amigos, cuando hago lo que me apasiona, cuando escucho mi corazón acelerarse por ese maravilloso ser, cuando contemplo los atardeceres en el mar, cuando me escabullo en el maravilloso mundo de la escritura, cuando disfruto de la compañía de mi alma gemela, etc.

No quiero dinero, ni joyas, ni el auto del año, ni la casa soñada, ni ropa cara, ni pasajes en avión en primera clase, ni restaurantes caros. No los necesito por ahora para ser feliz…. Solo pido firmeza en mis actitudes y perseverancia en mis ideales; paciencia para no pretender que todo me llegue de inmediato; sabiduría para entender que todo llega en el momento oportuno y, principalmente, habilidad para hacer tiempo para todo… para disfrutar más de la vida. Mucho más.

Uy!!! Llegó el 14… y ahora qué hago???


Hace unos días compartía unos gratos momentos con mi amiga de toda la vida. Ella estaba en la computadora revisando su Facebook, mientras Yo veía mi programa favorito en la televisión: “The Big Bang Theory” del canal Warner. De pronto, la mejor parte de la serie es interrumpida por una publicidad promocionando el día del Amor y la Amistad.  ¿Qué planes tienes para ese día?.. Mi amiga me leyó el pensamiento cuando me dijo: “Detesto este mes”, a lo que respondí: “¿Sólo tú?”

Es increíble cómo se ha comercializado tanto febrero. Ya no se celebra el Amor porque te nace hacerlo, sino porque la sociedad te lo impone. Salimos de casa y en la esquina de la calle, ya vemos las tiendas repletas de cosas para regalarle a tu media naranja, enamorado, novio, amor platónico, agarre, peor es nada, como quieras llamarlo. La televisión y la radio nos insertan un chip en la cabeza de la idea de consumo de gran manera. Provoca por un instante decir: Basta!!! Hay personas que no quieren celebrar ese día, sean las razones que tengan, incluso teniendo o no pareja.

No obstante, debo confesar, que hace muchos años soñaba con el día 14. Deseaba el ramo de rosas rojas, el globo de corazón, el peluche gigante y la cena romántica con velas y música de fondo y, por si fuera poco pedir, el novio perfecto…. Y qué les puedo decir. Era el sueño de una adolescente que despertaba a la vida, y que deseaba un amor duradero. Pero a veces las cosas no salen como uno las planea.

No estoy en contra de quienes les guste celebrar el 14 de febrero. A mí me hubiera encantado hacerlo en la única relación duradera que he tenido hasta el momento, pero no todos pensamos lo mismo. A Él nunca le gustaron los clichés, por ejemplo, y prefería celebrarlo en otro momento, de otra manera. Sin imposiciones de nada ni nadie. Y Yo encantada. Pero no puedo negar que me hubiera gustado celebrar ese día especial, con la mayor simplicidad del mundo ya que siempre fui una mujer de detalles. No se pudo. Ni modo. Ahora, puedo decir, que esos sueños se reducen a un sólo deseo. Efectivamente celebrar el Amor, pero el Amor en Primera Persona. YO.

Les propongo declarar el día 14 y, en general, todo febrero como el mes del Amor en Primera Persona… Yo me amo. Yo me valoro. Yo me respeto. Yo me idolatro. Yo me deseo. Yo me merezco… YO ME CELEBRO. Al fin y al cabo, todo empieza por casa, ¿no? Hay que aprender a amarse a uno mismo para pretender amar a los demás.  Hay que valorarse como persona para poder valorar a los demás…  ¿Qué les parece? Entonces que este tiempo sea ideal para amarse y divertirse hasta el hartazgo, despreocupándose por los convencionalismos tontos y valorando los detalles simples de la vida, que son lo mejor del mundo. Feliz Día del Amor A UNO MISMO!!!

2012… Decisiones


“Jamás dejes que las dudas paralicen tus acciones. Toma siempre todas las decisiones que necesites tomar, incluso sin tener la seguridad o certeza de que estás decidiendo correctamente”. (Paulo Coelho)

Se acaba enero y la premura por hacer un millón de cosas nos deja la terrible sensación de que este año se irá más rápido que el anterior. Y a cada momento repetimos las mismas frases trilladas: “¡Cómo pasan los días!” “Otra semana que acaba”. “Ya estamos a fin de mes”… y ahora viene Febrero y es el mes más corto. Entre tanto qué hacer y el poco tiempo que tengo, de pronto me puse a pensar en el año que se fue y en lo que dejó. Decisiones. El 2011 fue un año de muchas e importantes decisiones.

A veces, la vida tiene momentos en que te agarra fuerte de los brazos y con un clásico samaqueo te hace ver las cosas de diferente manera y decides… Pero así como tomas decisiones también tienes que asumir las consecuencias de las mismas. Si te equivocas, hazte cargo. De lo contrario, disfruta lo bueno que trae consigo. La certeza o equivocación de tus decisiones lo irás descubriendo en el camino. Lo importante es avanzar y disfrutar de cada momento.

Es curioso lo que me ocurre, pero hay instantes en que creo volverme más exigente con lo que quiero en la vida. Cuando organizo el plan perfecto para mi futuro, nada sale como yo espero. Menos mal. Muchas ocasiones queremos cosas que creemos son buenas para nosotros y nos equivocamos. Y es que todos buscamos nuestra felicidad. ¿Pero quién sabe, a ciencia cierta, lo que realmente nos hará felices? Lo que nos hace felices ahora, puede ser que mañana ya no.

Reflexiono en ello y digo que la felicidad no consiste en tenerlo todo en una vida perfecta, sino en disfrutar de las cosas pequeñas que te da la vida. Mirar un atardecer hermoso al salir de casa. Conversar por el chat con un amigo que no ves hace mucho. Comer esa torta de chocolate que te provocó con tanto gusto. Pasar al siguiente nivel de tu juego favorito del Play Station 3 y disfrutarlo como si fueras un niño. Explorar tu celular nuevo con todas sus aplicaciones como si fuera tu juguete nuevo. Fumar ese puchito que tanto ansiabas para bajar el almuerzo según tú. Comerte ese chupete de mango que te hace mal pero te encanta… en fin. Son esos pequeñísimos ratos que te hacen sentir bien, y hasta los más felices del mundo en ese preciso instante. Deseas que sea para siempre, pero no es así.

A puertas de febrero de este año incierto, quiero decir que no busco la felicidad perfecta, porque eso no existe. Busco los plácidos, sencillos y perfectos momentos que se tornarán inolvidables. Estoy dispuesta a tomar todas las decisiones que pueda. Sin miedo a cuestionarme si es la correcta o no. Al fin y a cabo, si me equivoco… Qué con eso. Puedo rectificarme y ya está. Lo bueno del ser humano es que siempre puede cambiar de parecer, caerse, revolcarse, danzar en el fango y levantarse como si nada. Todo está en nuestra capacidad de decisión. Y yo decido.