Nunca más


Cinthia, Mónica y Paola (APSHLM)

Cinthia, Mónica y Paola (APSHLM)

Toda mi secundaria me la pasé con miedo a crecer, a salir de ese mundo maravilloso por su inocencia. La secundaria para mí fue una etapa con muchos cambios: el regreso de mi padre a la casa, mi nombramiento como Delegada del salón, mi nombramiento como Presidenta del Consejo Estudiantil en 5to año, mi primera academia con chicos lindos, etc. Todas estas cosas que a uno le pasan sin querer en una época en que todo cambia, pero a las finales resultan maravillosas, claro si las comparamos con los sucesos de la vida real, es decir, después de terminar 5 largos años de estudios en una universidad para empezar a trabajar. 

De pronto, estoy sentada en mi oficina, con muchos pendientes por hacer y poco tiempo en mi agenda. Me siento cansada, estresada y un tanto aburrida. Y es así cómo recuerdo aquellos años maravillosos en que todo parecía más fácil y recuerdo a mis mejores amigas del colegio que ahora están en España. Dios cómo las extraño!!! Lo que daría por retroceder el tiempo y volver a disfrutar de esos momentos.

Mónica viene todos los años a visitar a su familia. Por ello, mi contacto es más fuerte con ella. Cinthia, en cambio, desde que se fue solo ha venido una sola vez y nos encontramos esporádicamente en el msn. Pero cada vez que viene Mónica siempre es la misma jarana: no me alcanza el tiempo para visitarla como quisiera. Todo me hace pensar que ya no somos las mismas de antes y me da mucha nostalgia por ello.

En junio vino Mónica con su lindo hijo de un año y se fueron recién ayer. Estuvieron cerca de tres meses y solo la fui a visitar una vez, siempre decía mañana la llamo y nunca llegaba ese día. Incluso se reunió con la promo de mi cole, quienes habían organizado una reunión por su llegada y no fui porque, para variar, revisé mis mensajes de correo electrónico tarde, cuando ya habían tenido la reunión. 

El punto es que me puso un poco mal esta situación. No puede ser que nunca tenga tiempo para mis amigas que son parte importante en mi vida. Nunca pude despedirme bien de Mónica, solo a través de una llamada telefónica la noche anterior, pero como estaba medio dormida no recuerdo muy bien lo que le dije. Al día siguiente del suceso, le envié un correo pidiéndole que me disculpara por no haber pasado más tiempo con ella. 

Quise escribir este acontecimiento para decirle muchas cosas: que la próxima vez tendré todo el tiempo del mundo para verla. Que la quiero mucho y siempre la tengo presente. Y que, definitivamente, ella y Cinthia hicieron que mi época adolescente fuera la mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s