Para aquello que alejé de mi vida


De regreso a mi casa, hallé unos escritos en el asiento del couster en donde viajaba. Me gustaría compartirlo con ustedes porque me dio nostalgia cuando los leí y me puse a pensar en muchas cosas:

“Hay decisiones que uno toma en la vida que de alguna manera te hacen cambiar. Jamás imaginé que algún día ese momento llegaría. Pues bien, llegó y de inmediato supe qué hacer. Estuve segura de mi misma todo el tiempo, pero es increible cómo uno puede cambiar de parecer en cuestiones de microsegundos. Pero ni modo, no hay marcha atrás.

Uno construye su propio camino, de acuerdo a cómo actúe en la vida. Uno comete mil errores y probablemente muchos de ellos nos cueste trabajo remediar, tal vez no nos baste una sola vida para hacerlo, pero cuesta la cruz que uno lleva sobre la espalda. ¡Vaya que pesa!

Estoy dispuesta a llevar mi propia cruz y a pagar cualquier error con tal de saber por unos segundos que hice lo correcto, con tal de volver a dormir tranquila todas las noches sin esa pesadumbre en el pecho, con tal de ser feliz y volver a empezar.

Tal vez no haya marcha atrás, tal vez no nos volvamos a ver, tal vez este sea el último adiós, tal vez no vuelva a ver el sol en mucho tiempo… tal vez un día puedas orlvidar el haberte alejado así de mi vida. No te pido que lo entiendas, pero deseo que me puedas perdonar. Quiero que sepas que te amé (Dios sabe que sí) y que te recordaré por siempre. Esto es para tí y prometo que rezaré por ti todas las noches”.

Algún dia será

Algún día será

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s