Acepto


Aquella niña de ojos dormidos dejó de ser niña para convertirse en una mujer. Su mente volaba, su corazón se agitaba y su mirada se perdía en el pasado de sus sueños, de sus anhelos, de sus amores e ilusiones y, sobre todo, de esa respuesta afirmativa que hace unos meses le cambiaría por completo la vida.
Eran casi ya las 12 cuando su mente dejó de soñar y se detuvo para volver a la realidad. El momento llegó y mientras avanzaba hacia una nueva vida, recordó el camino que recorrió para llegar ahí, aquel lleno de flores como espinas, pero con mucha ilusión. Se imaginó cómo sería su vida en unos años y creyó que el corazón se le detendría de lo feliz que se sentía. Me bastó mirarla unos segundos para recordar también aquel camino que desde hace algunos años venimos disfrutándolo, y entendí que estaría bien, y que probablemente necesitaría menos de mí. Mientras ella avanzaba lentamente hacia él, cuyos ojos no dejaban de admirarla, se veía increíblemente maravillosa, hermosa y yo era inmensamente feliz.

77

Un pensamiento en “Acepto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s